Archivo mensual: julio 2014

Líneas rojas

Sirva para entender que en esta vida….no todo vale.

En el proceso de construcción de nuestra personalidad tratamos de buscar argumentos que nos refuercen nuestra posición en el mundo. No es fácil mantener una posición si tu percepción no concuerda con la de la mayoría pero muchas veces la interpretación fácil, ligera y equivocada acaba imperando de tal manera que la raíz de un buen argumento acaba entrando en un proceso de deterioro considerable.

La sociedad actual esta presa del relativismo. La construcción de la sociedad después de un siglo lleno de guerras y dificultades ha priorizado el cuidado de la interpretación particular, del subjetivismo superficial revestido de unos falsos derechos, frente a una conciencia de la realidad que se muestra tozuda y objetiva y que se empeña, una y otra vez, en poner los puntos sobre las ies, en marcar unos límites, en decir que las cosas son como son.

El problema no está en tener derechos -bien de carácter individual-(libertad de pensamiento, expresión, etc..)-bien de carácter colectivo-( libertad de reunión,asociación, participación en los asuntos públicos, etc..), y así defenderlos y extenderlos. El problema no está en que cada uno pueda percibir la realidad de una manera determinada. El problema, insisto, no está en que las consideraciones del mundo exterior generen en cada persona una experiencia particular que haga reflexionar y plantear cuestiones físicas y metafísicas individuales. No, no es eso. El problema está en ir ‘contra natura’, en engañar a los que nos rodean, en tratar de resolver con mediocridad lo que requiere dedicación, en definitiva, en que no todo vale. No todo es relativo. No todo tiene cabida como planteamiento social, como solución educativa o como respuesta política.

La realidad que vivimos se constituye en forma de puzle. Las piezas, de formato diferente, van encajando de tal manera que acaban por dibujar el escenario de una realidad que sólo se puede contemplar (de manera amplia, completa y con sentido) con una cierta distancia, con una cierta perspectiva. No todas las piezas (personas, soluciones) encajan en cualquier sitio. Cada forma, cada estructura, tiene su idiosincrasia, su historia, su inercia, y sólo tendrá cabida en esos lugares para los que fue moldeado (la vocación personal). Que no conozcamos el camino no significa que no lo tengamos.

Que las cosas tengan su sentido no es algo negativo. Que seamos capaces de aprenhender ese sentido es una virtud que debemos cuidar. Pero que queramos quitar el sentido que tienen las cosas y crear parches utilitaristas que cubran la satisfacción de un capricho no creo que sea positivo.

La tozudez de la realidad está llevando a la frustración a gentes que se han dejado llevar por el relativismo.

Anuncios