Archivo mensual: mayo 2012

Sin temor

No temas. No tengas miedo de lo que puede pasar. No te dejes llevar por la cultura de un miedo que se ha filtrado en nuestros poros y tiene inmunidad diplomática en nuestros proyectos.

No temas. No te dejes llevar por las opiniones de aquellos que si temen, de aquellos que encuentran en una adversidad al Goliat que le impide ver el futuro.

No temas. Las circunstancias son las que son y nosotros somos los que damos la valoración que nos conviene.

No temas. Habrá momentos difíciles cada día, habrá momentos dolorosos que parecerán infinitos y nuestro futuro se reducirá a la situación presente, pero eso no significa que el tiempo no pueda jugar su papel. Dar el paso hacia delante significa crear, arriesgar, luchar, y sobre todo no dejarse vencer por el miedo. La ‘noche oscura’ nos tratará de arrebatar los sueños que nos mueven, pero será la fuerza interior, la confianza propia, el amor por nuestra alma, la que conseguirá superar todos los obstáculos.

Nadie dijo que fuera fácil vivir, pero los momentos de conquista reflejan el sol vital de un tiempo que nunca querrás olvidar. Dan igual las circunstancias que se vivan, dan igual las condiciones que se obtengan, porque será ‘el afán de seguir’ el mejor guía para nuestra luz interior.

Y cuando sólo quieras sonreir, cuando sólo quieras aceptar que estás aquí y que tienes un mundo por delante para hacer las cosas que quieres, cuando descubras el gran potencial interior que quiere esconder el temor, cuando te des cuenta de que sólo tú eres el que tienes que interpretar las cosas que vives, entonces y sólo entonces, darás el valor absoluto a lo que es absoluto y valor relativo a lo que es relativo. Y con júbilo podrás gritar sin complejos’ Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma’.

No temas, no le dejes al miedo el papel principal en tu vida.

Anuncios

Círculo de mediocridad

Parto de la idea de que todo el mundo quiere mejorar, pero ¿Dónde está el límite?, ¿Cual es el momento en el que entiendo que no puedo seguir hacia delante y la barrera personal  ha limitado mi voluntad?, ¿Dónde está la frontera entre ‘lo que puedo llegar a hacer’ y ‘hasta aquí he llegado’?, ¿Quién me puede orientar en los límites?, ¿Debo luchar por seguir mejorando?, ¿Me tengo que sentir culpable por formar parte del ‘montón’?.

 

La comodidad es un aroma que hipnotiza, convence y bloquea. La comodidad encuentra la grieta de nuestra fortaleza personal y consigue conquistar nuestros sueños, haciéndolos esclavos de la voluntad general. El ser humano tiene la desgracia de auto-convencerse de una cosa y de la contraria. Influyen la percepciones voluntarias, conveniencias sociales y sentimientos despistados. Somos tan capaces de convencernos que podemos emprender una gran aventura laboral, sentimental o personal, como justificar la necesidad de no llamar la atención, seguir el rastro de ‘la masa’ o comprender que los sueños son acicates irreales, castillos utópicos.

 

Ciertamente no todo el mundo tiene las mismas capacidades, ni encontrará los mismos límites, pero cuando la convicción más profunda te dice que puedes seguir hacia delante y tu miedosa razón te frena por fantasmas perezosos, el círculo de la mediocridad te absorbe y engulle hasta narcotizar tu iniciativa.

 

La ‘voluntad de poder’ nietzscheniana y el ‘Sapere Aude’ kantiano no invitan a crear algo que no existe, a romper la barrera de la incertidumbre con la fuerza de la convicción, a superar unos límites que no son nuestros, que vienen heredados por la cultura tradicional. Creer que se puede es poder en la creencia. Si nos quedamos a mitad de camino entre lo que podemos hacer y lo que hacemos, entre la voluntad entregada y la comodidad viciada, entre el sueño realizable y la frustración agónica, una espina se clavará en nuestra alma y sutilmente rozará nuestro deseo que cada vez que la memoria quiera alimentarse de utopía y unas voces interiores nos recordarán eternamente ‘Qué hubiera pasado si…’

 

No dejes que la mediocridad conquiste tu voluntad.

Decide

Serve to decide without fear.

Making a decision is not easy, but is necessary. In our life there are so many decisions to take, like steps for personal growth we want to give. Decide is a path to requires maturity, freedom and confidence. Perhaps the hardest part is knowing which steps to take, where to direct my project, to where to direct my decisions. One of the keys that can open the door of indecision is the future strategy. What do I do?, How do I do?.

Sometimes we think life is very long and we’ll have time to realize our dreams, but time goes very fast and important decisions are left for later. But what if there is no future?
Time is not for anyone. Only our will that will decide whether to be part of that time is ticking and you can give the best surprises. But for that we must decide to do.

Mistakes are as real as the successes. Failure is one of the sides of the coin. Know how to accept failure is a prize of maturity and a step to get success.
People living pending bad that can happen, never taste the awards are received. The worst enemy is us. But the best partners as well. If you want and trust in everything youcan get, do not forget.

If happiness is the satisfaction of fighting for what you believe, do not hesitate to begin todecide. Decide to do what you want, decide to do what you love, decides to fight for your dreams, decides to build a future no one will check the profile.

Only one life, not waste it with unrealistic fears.

La lucidez

Sirva para despertar la estrella de luz propia.

 

Hay muchas formas de ver el mundo. No todas nos dicen lo mismo. Una de las misiones que tenemos en nuestra vida es encontrar la lucidez. Lucidez para ver aquello que está delante de nuestros ojos y que no somos capaces de descifrar, encontrar la lucidez para presionar esa la ‘tecla’ que permita dar el primer paso para empezar un proyecto, encontrar la lucidez para decir aquello que quieres decir, en el momento que quieres decirlo y a la persona que debes decírselo.

La lucidez duele. Duele porque muestra la realidad sin disfraces, sin cortinas de humo que entorpecen la percepción simple de algo real. La lucidez en la muestra clara de que las cosas son como son, pero cuesta mucho encontrar esa lucidez. Estamos en una cultura que nos envuelve en mil engaños. Apariencias, fachadas, máscaras. Es un laberinto que tiene por señales las consignas sociales de nuestros referencies, pero ¿Es eso la realidad?. Cuesta mucho vislumbrar entre tanta pared llena de espejos y reflejos.

La lucidez pide tiempos y silencios. Pide frialdad y decisión. Pide leer entre líneas y no someternos a los primeros fuegos artificiales que se nos presenten con buenas palabras. La lucidez es la claridad de lo real. Pero la realidad ha sido endulzada para que no fuera tan dolorosa. Muchas veces consideramos la vida como un juego de tensiones, entre lo que debemos y nos apetece, entre lo que hay y lo que nos gustaría, entre la realidad y el deseo. Las tensiones tratan de buscar un equilibrio que nos suministra unas ciertas dosis de realidad combinadas con unas cuantas dosis de ilusión. Esa fórmula tiene como resultado la tan preciada felicidad. Pero, ¿Se puede ser feliz teniendo lucidez? , ¿Se puede ser feliz viendo las cosas como son?.