Archivo mensual: abril 2015

Bienvenida, Luna

Sirva para celebrar la vida.

Querida Luna, bienvenida a la vida.

Todavía no nos conocemos pero ya formas parte de mi vida de una manera muy particular. Tus papas son muy especiales para mi, los quiero mucho. Forman parte de mi vida desde hace mucho tiempo. La distancia que nos separa no aleja nuestro cariño sino que aumenta las vivencias y la emoción del reencuentro. No sabes la suerte que tienes de haber llegado a esa familia que va creciendo poco a poco.

Llegas a un mundo en el que vas a ver muchas cosas. Algunas de ellas no te gustarán nada y otras, harás todo lo posible por vivirlas, sentirlas, experimentarlas. Tan sólo te voy a pedir un favor. Me gustaría que, aunque luego tú siempre tendrás la última palabra para poder ir construyendo tu vida, al menos dejes la posibilidad de escuchar a tus padres, a tus tíos y a tus abuelos. Los conozco bien y, hazme caso, creo que son unas personas extraordinarias que harán lo posible para que consigas ser feliz. Te lo digo con el corazón en la mano.

Imagino, Luna, que cuando vayas armando tu carácter, conociendo y admirando las cosas del mundo, descubriendo rincones de la casa o teniendo que perfilar los márgenes de tu personalidad, tendrás alguna pelea con tus hermanos. No te preocupes, son cosas normales. No seréis los únicos que viviréis esos episodios de amor/odio que hacen que el roce alimente un cariño especial. Vuestra suerte es que váis a ver cuales son las reglas de la casa y las normas de la vida con el ejemplo de papá y mamá; Cuando haya diferencia de opinión: escuchar primero y dialogar después. Cuando las circunstancias no sean buenas: animar el uno al otro y apoyar en lo que se pueda. Cuando alguien llore: abrazar y cuando alguien ria: disfrutar con él. Cuando tenga dudas: esperar sin agobiar. Cuando quiera hablar: dispuesto a escuchar. Cuando quiera silencio:dejar su espacio, pero sin alejarse mucho, porque luego necesitará un abrazo como muestra de la presencia activa.

Al final, como puedes ver, lo único que triunfa en esta vida es amar. Amar sin limites.

Es muy importante que sepas, desde las poquitas horas que llevas en este mundo que nunca estarás sola. Que siempre habrá Alguien contigo, aunque a veces cueste verlo y escucharlo, pero esta ahí, a nuestro lado, dándonos esperanza y regalándonos cariño.

No todo lo que vivas en esta vida será de tu gusto. Por desgracia el ritmo del mundo es mucho más grande y fuerte que nuestra voluntad, pero de ti dependerá aprender de los acontecimientos. Me gusta repetir una frase que me sirve como patrón de vida ‘No hay camino fácil que lleve a ningún sitio que merezca la pena’. Luna, en esta vida, todo lo que merece la pena exige sacrificio, esfuerzo y constancia. Tan sólo hay que asumirlo y seguir caminando.

Estoy muy feliz de que ya estés aquí. Estaré contigo siempre, igual que con tus hermanos, a pesar de la distancia o el tiempo.

Bienvenida a nuestra vida, Luna. Ahora sólo tienes que disfrutar.

 

Querida iaia

Sirva esta carta para recordarte abuela iaia). Porque mientras seas en mi, nunca dejarás de existir.

17-4-15

Querida Iaia,

Te escribo estas palabras convencido, profundamente convencido de que estas al lado de nuestro Señor. Estoy seguro que te ha recibido con los brazos abierto y con una gran sonrisa. Estará contento de tanto bien que has hecho, de tanto amor que has dado, de tantas sonrisas que has dejado, y que hoy, aunque empañadas por las lágrimas que nos salen de rabia, de nostalgia, de recuerdo, hoy, en el fondo, sonreimos y damos gracias al Dios de la Vida, al Dios de la Historia, al Dios del Amor y de la Alegría, por tu vida, por haber coincidido contigo en este mundo que ahora está un poco más sólo, más huerfano, más triste.

Te lo hemos dicho muchas veces, quizá no tantas como deberíamos pero es por ello que quiero volver a decirtelo iaia….te quiero, te queremos, te queremos mucho, con todo el corazón y te pedimos, nosotros, la familia, que no nos dejes de cuidar desde allí arriba donde te habrás encontrado con los tuyos. Cuidamos iaia como siempre lo hiciste, con esa humildad y sencillez que desprendías y que te hacía aún más grande de lo que siempre fuiste para nosotros.

Estos días, cuando peleabas con fuerza por seguir aferrada a esta vida, me gustó acercarme,besarte y mirarte a los ojos, cogerte de esa mano que tanta fuerza desprendía y verte sonreir. Ver como esos ojos volvían a sentir la felicidad de saberse querida. Quizá nunca sabemos compensar todo el amor que una madre, tia o iaia regala sobre su familia. En tu caso, iaia, la gratuidad de tu preocupación, la sinceridad de tu acercamiento y la verdad de tu mirada siempre nos ha hecho sentirnos muy cerca de ti, a tu lado, a pesar, a veces, de la distancia o del tiempo.

Quiero darte las gracias. Gracias por haber cuidado de todos, por haber querido que la familia fuera lo primero y que entre nosotros siempre reinara la felicidad. Felicidad que entre vosotros, los hermanos siempre tuvisteis. Os estamos muy agradecidos a todos, al tio Antonio, al Tio Rafel, a la Tia Carmen, a la iaia Sal y a ti. Sois para nosotros referentes, guías, estrellas en nuestro camino, en nuestra vida, en nuestra historia. Gracias por creer en nosotros, por confiar cuando las cosas, quizá, no era de vuestro agrado, gracias por tener siempre un momento para escucharnos, una sonrisa para regalarnos, o un beso para alegrarnos.

No te preocupes por nosotros. La familia esta unida y cuidaremos unos de otros. Necesitaremos un tiempo para poder asimilar tu marcha pero tenemos la gran suerte de saber, confiar y creer que sigues ahí, que has resucitado en nuestras vidas y que el Señor, nuestro Dios, esta contigo.

También quiero darte las gracias a ti, Padre. Gracias por habernos regalado esta vida. Gracias por darnos la posibilidad de haberla tenido al lado, de haber aprendido las cosas importantes de la vida, que al final, en momentos como estos, eclipan a las urgentes. Lo importante siempre acaba reinando y por eso te doy gracias, porque para nosotros ella es muy importante. Te quiero pedir que sigas a nuestro lado, que jamás permitas que nos separemos de ti, que nos ayudes en estos momentos complicados y que la iaia, que ahora está a tu lado, pueda disfrutar de ese descanso que tanto se merece. Ayudamos a superar, integrar y avanzar. Estoy convencido que lo conseguiremos contigo.

Iaia, te quiero enviar un beso. No será el último porque nosotros creemos en la vida eterna, pero si que es uno especial. Este beso representa muchas cosas y a mucha gente que esta aquí o que no puede estar, pero ahora sólo quiero que signifique una cosa por encima de las demás……y es que recuerdes te queremos con locura y que nunca dejaremos de hacerlo.

Cuidamos desde allí,iaia,cuidamos a todos,Señor…….y gracias por esta vida tan especial.