Archivo mensual: abril 2011

Saber esperar

‘El que esperar puede, alcanza lo que quiere’

Sirva esta frase para hacernos pensar acerca del momento en el que nos pasan las cosas.Las cosas ocurren cuando tienen que ocurrir. Grandes debates me han acompañado sobre la causalidad y la casualidad, sobre la relación causa-efecto de todo lo que pasa o el azaroso proceder de un vida sin rumbo determinado. Es posible que todo tenga una relación entre sí y que el mero desconocimiento de la relación causal sea lo que llamamos suerte, o es posible también que nuestras vidas dependan de una ‘estrella’ que nos acompañe (o no) en nuestro devenir fáctico, pero de lo que no tengo duda, es de la importancia de saber esperar. Hoy en día nos dejamos llevar por una ‘mentalidad de tarjeta de crédito’, es decir, lo quiero todo ya y luego ya veremos cómo lo argumento, cómo lo justifico, qué utilidad le saco, y muchas veces entramos en una vorágine de consumo de experiencias que no somos capaces de madurar y nos producen bloqueos vitales que acaban en una fuente de estrés importante.

Las cosas llevan su tiempo. No es fácil conseguir un objetivo, todo requiere de tiempo, de habilidad, de destreza, de delicadeza, de lucidez…hay que saber esperar el mejor momento para conseguir lo que se quiere, hay que entender el ritmo propio de la vida personal y de las personas que nos rodean, tenemos que leernos a nosotros mismos, leer nuestras intenciones, nuestras tentaciones, nuestras ilusiones, nuestras utopías….El que sabe esperar, entiende que las cosas cuestan de conseguir, entiende que la paciencia es una virtud que ayuda en el tiempo de incertidumbre, el que sabe esperar escucha el pálpito de una vida que lleva sus ritmos y que marcan una melodía y somos nosotros los que nos adoptamos a ella. Por eso el que sabe esperar, el que puede esperar, alcanza lo que quiere, consigue el objetivo pretendido, es capaz de descifrar el ritmo vital que acopla nuestro palpitar, con la melodía de la vida. No es fácil saber cuándo hablar, saber cuándo callar, saber cuándo actuar o saber cuándo escuchar, no es fácil saber cuándo proponer, o cuando simplemente disponer. Tendemos ha hacer, ha producir, y muchas veces no sabemos por qué. Tenemos que aprender a esperar, a preveer, a intuir, a programar, a planificar, a revisar, y finalmente a convencernos para actuar, porque las cosas llegan…y pasan, pero hay que saber cuándo debemos hacerlo.

Saber esperar es un paso más en el conocimiento personal.

Sé Feliz

Sirva este video para decirnos de nuevo eso que tanto deseamos escuchar. Sé feliz.

Quizá la idea platónica de que la felicidad es un estado en el mundo inteligible al que sólo se puede acceder de una forma determinada nos lleve a pensar en la dificultad de sentirnos, al menos por un momento, feliz. Pero la felicidad es algo más sencillo, algo más fácil, algo más cercano. La felicidad, como dice el video, consiste en ser uno mismo, en escucharse bien y saber lo que se quiere, en quererse como uno es, en dar gracias a los que están a nuestro alrededor, en disfrutar del momento, en plantearse retos, ilusiones, metas, en disfrutar de los hobbies, en ayudar a los demás, descentralizarse, en creer que se puede si se quiere….

Decía Benjamin Franklin que ‘La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.’. ABRAMOS LOS OJOS!!

Esperanza

Sirva esta imagen para reflejar aquello que he sentido estos días. Esperanza.

Decía Aristóteles que ‘La Esperanza es el sueño del hombre despierto’. Me gusta saber que la gente vive con Esperanza. Muchas veces nos juntamos con gente que lo está pasando mal. Muchas son las circunstancias que hacen que la vida parezca una constante tormenta, pero escuchándolas, dejando al silencio como escenario de unas palabras con dolor de realidad, me doy cuenta que en el fondo, en muchas de ellas, hay Esperanza. Cuando se consiguen esas palabras que marcan el camino hacia una luz de crecimiento, de superación, de alegría, surge una sensación especial de satisfacción y de felicidad que no se puede comparar con nada.Que importante es tener Esperanza. En nosotros, en los demás, en la vida, en Dios.

Miedo al fracaso

‘El fracaso más grande es no haberlo intentado’. Sirva este proverbio chino para mostrar la importancia de arriesgar, de intentar, de probar.

En nuestro quehacer diario se presentan muchas situaciones en las que tenemos que elegir, tomar una decisión. El abismo parece que se abre cuando tenemos que elegir entre dos cosas que nos gustan. ¿Qué hacer?, ¿Por cual me decido?. Si tuvieramos que elegir entre algo que nos gusta y algo que no nos gusta, lo tendríamos fácil, siempre escogeríamos aquello que nos gusta, pero ¿Y entre dos cosas que nos gustan?. El importancia de una decisión es gradual, desde que me visto hoy hasta una decisión tan importante como ampliar una familia. Pero tenemos miedo a coger la opción equivocada, tenemos miedo a fracasar.

Ciertamente no todo vale, no da igual una cosa que otra, parece que la vida siempre nos esta diciendo que todo acto tiene su consecuencia, que nada es gratis, ni siquiera el oxígeno que nos da la vida, ya que va oxidando la células de nuestro cuerpo, pero eso no tiene que ser una excusa para no tomar una decisión. Siempre nos va a acompañar de la mano la pregunta, ¿Qué ocurrirá?,porque el futuro incierto es cada segundo que nos sobreviene inevitablemente y del cual no sabemos lo que pasará, pero eso no tiene que ser barrera para que seamos capaces de dar el siguiente paso hacia delante, en el camino que queremos optar.

Carpe Diem

Sirva para remover la conciencia de aquellos que no quieren vivir el momento. Aparece en la película Troya, una conversación en la que Aquiles dice “Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último, todo es más hermoso porque hay un final. Nunca serás mas hermosa de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí…”.
El tiempo que vemos pasar en nuestras manos ya no volverá, cada segundo que vivimos es único, irrepetible.Tenemos que saber disfrutar, saborear el regalo que supone la vida. Sabemos que las dificultades están ahí, que alguna vez nos enfrentaremos a ellas, pero eso no quita para que este segundo que me concede la vida quiera dedicarlo para alentaros a disfrutar y saborear de un tiempo precioso que esta aqui, ahora, con nosotros. Que no se os escape el tiempo!

El mejor momento…AHORA

Sirvan estas palabras para lanzar este blog hacia el camino desconocido del futuro, hacia la incertidumbre del mañana, pero con la convicción de que AHORA es el mejor momento para hacer realidad un sueño que siempre quiso formar parte de este mundo.

Aunque ‘No hay camino fácil que lleve a ningún sitio que merezca la pena’ en el riesgo esta la aventura del vivir y la satisfacción del éxito.