Archivo mensual: diciembre 2011

Revisión

Sirva este video para valorar mejor el tiempo.

Otro año más se acaba. Es tiempo de hacer revisión. Las sensaciones son distintas como distintas serán las vivencias de cada uno a lo largo del año que finaliza. Lo que está claro es que, si Dios quiere, dentro de pocas horas empezará un nuevo año, una nueva etapa.

Es momento de mirar hacia atrás, es momento de valorar lo vivido y de dar gracias por todo ello. Las palabras que acompañan a esta reflexión quieren abrazar los buenos momentos vividos a lo largo del 2011, pero todos sabemos que para poder decir ‘Hola’ es necesario saber decir ‘Adios’, para poder coger algo, necesitamos que nuestra mano esté vacia y disponible para tomar ese nuevo reto que nos propone la vida. La vida pasa muy deprisa y como dice Josep Mascaró, con 102 años, no debemos enfrascarnos en las pequeñas tonterías que nos bloquean, debemos buscar aquello que nos haga feliz, aquello que nos haga sentirnos vivos, aquello que nos anime cada mañana a levantarnos, porque al final, de lo único que nos vamos a acordar es de las cosas buenas que nos han pasado.

Hacer una revisión del año supone analizar, con franqueza, que somos lo que somos, con nuestras virtudes, pero también con nuestros defectos. Seguro que hemos vivido momentos en los que parecía que todo se iba al traste, en los que parecía que no había solución, pero algo o alguien inesperado nos la trajo, y aquí estamos, revisando el pasado con la felicidad de saber que la vida nos da otra oportunidad.

Un año más finaliza, pero otro empieza. Que la nostalgia no nos ate, que la añoranza no nos frene, no dejemos entrar a la tristeza en nuestra vida por lo vivido porque muchas puertas se abren en un futuro que será tan prometedor como nosotros queramos hacerlo.

Es momento de dar Gracias por todas aquellas cosas que nos ha regalado el 2011.

Llegará el día

Sirva para alimentar la esperanza

Llegará el día en que tu sueño se hará realidad, conseguirás las cosas que quieres, que deseas, que anhelas. Llegará el día en el que todo el esfuerzo cobrará sentido y el resultado será el brillo de tu trabajo realizado. Llegará el día en el que las noches sin dormir, las lágrimas de desesperación, las incertidumbres caprichosas, la búsqueda de orientación, las conversaciones confidentes, los silencios reveladores, el lento pasar de las horas, la batalla con los nervios guerreros, las ilusiones en recipientes pequeños, los tropiezos que parecían definitivos, la lucha constante por conseguir llegar a la meta se consolidará con el objetivo que estabas buscando.

Llegará el día en el que el presente será el futuro. Será un momento de culminación de dudas, de miedos. El camino largo pide un esfuerzo mayor, pide una entrega apasionada, pide una fuerza mental contra un cortoplacismo que nos limita, nos encorseta, nos reduce. Llegará el día en el que tu cuerpo sentirá la satisfacción de saber que los largos pasos dirigidos en la penumbra de un futuro incierto, conseguirán encontrar la senda deseada, senda que nos llevará de una forma sencilla, humilde y silenciosa, hacia el tesoro que tanto esperamos. Será entonces cuando las lágrimas quieran ver lo conseguido y saldrán a besar nuestras mejillas y a abrazar nuestros ojos con toda su fuerza felicitándonos por el camino recorrido, por el esfuerzo entregado, por la pasión invertida.

Llegará el día en el que la Justicia aparecerá ante nuestras almas y querrá entregarnos el presente que nuestro corazón pide a gritos cada mañana cuando se levanta y cada noche cuando se acuesta. Llegará el día en el que no nos importará las horas entregadas en un pasado que tenía como Estrella de Oriente nuestro proyecto de vida. Llegará el día en el que la felicidad se escribirá con mayúsculas en todos los poros de nuestra piel y una sonrisa querrá ser testigo directo de todos los segundos vividos a partir de ese momento.

Llegará el día en el que conseguirás lo que te propongas, pero para ello no debes de abandonar la batalla que empezaste, no debes tirar la toalla frente a la adversidad, no debes dejarte vencer por los enemigos que siempre nos quiere bloquear nuestro quehacer. La pereza querrá atarnos a la cama, el sueño nos cantará la nana que nos llevará a sus brazos, el excusa, con su elegante oratoria, nos tratará de convencer que es mejor dejar para mañana lo que podamos hacer en ese momento y lo urgente será el inquisidor que encierra en las catacumbas más profundas lo que realmente es importante, pero debes ser fuerte, valiente y decidido.

Recuerda siempre una cosa…..llegará el día.

Sigue caminando y llegarás.

Amigos

Sirva este video para agradecer lo vivido con nuestros amigos.

La amistad es un encuentro, es una ocasión que nos regala la vida para encontrar a esa persona que será fundamental con el paso del tiempo. Todos los días nos encontramos con personas, interactuamos con ellas, las conocemos, nos reimos, aprendemos, pero no a todas ellas las consideramos amigos. Los amigos son estrellas en nuestra vida, son ángeles que nos ayudan en los momentos difíciles, que nos comprenden, que saben lo que sentimos sin que nosotros se lo describamos, que saben lo que nos gustaría escuchar sin que nosotros se lo pidamos, que saben lo que nos gusta y tratan de hacerlo posible, son esas personas que nos dan el golpecito de ánimo que nos ayuda a lanzarnos a por ese proyecto que deseamos, son esas personas las que nos ayudan a superar los contratiempos cotidianos que, a veces, nos bloquean nuestro sistema de arranque particular. Los amigos, han sido escogidos por nuestro corazón, no por la cabeza. Son esas personas a las que hemos querido coronar con el mayor de nuestros tesoros. Son esas personas que quizá no tengan tus mismos gustos, quizá no tengan ‘buena prensa’, quizá no tengan tu misma ambición, quizá no compartan tus ideales políticos, quizá no compartan tu forma de vivir, de pensar, de sentir, pero no te importa, porque tu corazón quiere estar con ella, quiere sentirla, quiere tenerla cerca.

La amistad no necesita cercanía, ni constante recuerdo. La amistad pide fidelidad, confianza, comprensión. Sabe perfectamente que aunque la gente cambie por fuera, la persona sigue siendo lo que es. Sabe perfectamente que la cabeza se estructuran en base a pensamientos evolutivos que van acompañados de la maduración, pero el corazón sigue siendo el mismo, y aquel día, con discreta humildad, tu quisiste que esa persona traspasara el umbral y dejara de ser un simple compañero o un colega, para ser un amigo, para ser eternamente tu amigo. Dicen que los amigos son pocos, quizá porque el filtro del corazón sea pequeño y muchos son los pasan por el colador pero pocos son los que quedan, pero esos pocos amigos se convierten en comodines que nos ayudan a superar los momentos en los que parece que no avanzamos, que no podemos seguir porque hay un muro enorme que no podemos superar, situaciones en las que el tiempo no pasa, el problema permanece y la desesperación aumenta. Momentos en los que el silencio, la desorientación y la soledad parecen eclipsarnos. Pero ahí están ellos, nos iluminan en la desorientación, ponen palabras de alegría en el silencio y tiran a la basura la soledad.

Cuida a tus amigos. No dejes pasar la oportunidad de regalarle un fuerte abrazo como firma del pacto eterno que una vez quisiste firmar con él.

El mejor espejo es un viejo amigo  (George Herbert)

Procrastinar

Sirva este video para entender lo importante que es saber aprovechar el tiempo

Parece costumbre dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, cuando sabemos que es justamente lo contrario lo que nos permite saborear las  mieles de la satisfacción del trabajo bien hecho. Muchas veces el miedo se convierte en el mejor aliado para postergar el momento decisivo y ejecutar esa idea que teníamos en nuestra cabeza y que tanto hemos cuidado. Aguantamos pensando que los astros se alinearan, que un ángel bajará del cielo y con luces de neón nos avisará cuando es el momento de dar el paso. Pero eso no pasará nunca. La incertidumbre quiso acompañarnos desde nuestra más tierna infancia y juró seguir con nosotros hasta nuestra muerte, es una fiel y pesada compañera que nos hace ver la vida de forma característica, pero eso no quiere decir que siempre le tengamos que hacer caso. La seguridad es un estado mental, es una convicción propia, es un oxígeno único que nos permite ver el mundo con más claridad, pero depende de nosotros orientar la mirada hacía la fiel compañera o hacia el maná deseado.

Procrastinador es el ‘paramañanador’, aquel que deja siempre para mañana porque tiene miedo del hoy, aquel que no se atreve a decirle a la persona que ama, que le ama, aquel que no se atreve a emprender su sueño porque tiene miedo de fracasar, aquel que prefiere refugiarse en la penumbra del ninguneo antes que arriesgar por su felicidad, aquel que prefiere estar sumergido en el profundo océano antes que saltar para contemplar otros mundos llenos de posibilidades. Dejar para mañana significa perder otra oportunidad, significa tirar a la basura una ocasión perfecta para hacer otra cosa, para llenar la mochila personal de experiencias inolvidables. Nadie nos asegura el triunfo, pero nadie nos quitará lo vivido. Nadie borrará de nuestra mente a aquellas personas que conocimos, aquellos lugares que visitamos, aquellas lecciones que aprendimos, aquellos retos que conseguimos. Nadie, Nadie.

El secreto del éxito es no dejar para mañana lo que podamos hacer hoy. Ser capaz de aprovechar el potencial interior cada segundo que nos regala la vida es la clave para sentir cerca que podemos llegar donde queramos hacerlo.

Maneras de aprender

Ojala pudiera saber las respuestas a todas las preguntas. Ojala pudiera diseñar el mejor camino para conseguir la mayor felicidad posible. Ojala supiera que esconde el segundo siguiente. Pero no lo sé. Vivir es improvisar. En parte me gusta pensar que todos los caminos están abiertos y que el abanico de la vida me abre las puertas a elegir aquello que considere más oportuno en un momento y en un tiempo determinado. Pensar que todo está por hacer, que hay mucha gente que conocer y que los muros que se pongan por delante serán tan grandes como yo los quiera ver me da una fuerza infinita. Y es entonces me lanzo. Decido dar el paso con la inseguridad que supone no saber lo que va a pasar…y es entonces cuando camino, titubeante pero esperanzado, hacia delante.

Así es como aprendemos. Nos lanzamos a la piscina sin saber si hay agua, si saber si hay flotador, sin saber si hay una salida fácil. Nos lanzamos con la ilusión que pensar que lo que hacemos es lo que necesitamos, que nuestra vida requiere de ‘ese paso’ para seguir elaborando el puzle de nuestra historia personal. Ensayo-Error, ese parece ser la aroma de nuestro caminar. Nos fijamos en nuestro alrededor y pretendemos imitar los buenos resultados de los victoriosos, pero a veces (casi nunca) las condiciones son iguales para todos. Tenemos que arriesgar, pensar, seguir, a pesar de las dudas, a pesar de las dificultades. Sabemos perfectamente que las cosas no siempre salen bien a la primera, pero deseamos ser la excepción de la regla. Queremos evitar los azotes del fracaso y conseguir llegar al cómodo hogar del éxito.

Alimentemos la semilla de la valentía que generará la planta del coraje y nos permitirá respirar el oxígeno de la ilusión para seguir aprendiendo en el zig-zag del ensayo-error y caminar hacia donde nuestro latido intuitivo nos conduzca.

Unidad

El ritmo de la vida no sólo lo marcamos nosotros. Hay circunstancias que nos obligan a virar en el vaivén de las adversidades. Los propósitos que habíamos presupuesto en un futuro incierto se desvanecen en un atardecer realista que exige soluciones lo antes posible. Una de las posibilidades, si cabe la más potente, es la acción conjunta del grupo, la posición unitaria de todos que permite reunir ideas que den un vuelco a la situación imprevista. La unidad en tiempos adversos es la apuesta por el éxito, no personal pero si comunitario, de todos.

Todos formamos parte de un grupo, todos somos piezas claves en la consolidación de un proyecto en el que cada uno tiene su función. El todo, que sin duda es más importante que las partes, requiere de éstas para poder articular de forma mecánica el propósito para la que fue concebida. Pero ese todo requiere de un sentimiento de unidad, requiere de un confianza extrema en la persona que tienes al lado, requiere de la humildad de saber que la otra persona es tan importante como uno mismo y que la maquinaria en su totalidad os necesita a los dos para consolidar el mismo proyecto indicado.

Las situaciones favorables en la vida nos reducen el campo de visión a las acciones propias. El sentido de nuestra voluntad adquiere un carácter prioritario y relega a un segundo plano las posiciones del grupo, pero los tiempos de crisis son momentos para reubicar nuestra posición en el conjunto, son los momentos para buscar la relación de nuestra función respecto de los otros, son momentos en los que la altitud de miras requiere ver por encimas de los árboles que, a veces, nos impiden ver el bosque.

Unidad. Unidad significa escucha atenta, mirada contemplativa, reflexión conjunta, acción solidaria, sentimiento de grupo, confianza en el ‘otro’, humidad de acción y esfuerzo colectivo.

Hoy es un día de unidad, hoy es un día de unión, hoy es un día de fomento de una red colectiva que permita percibir al otro como amigo y colaborador y no como piedra en el zapato. Hoy es un día de orgullo por pertenecer a un grupo que quiere el bien común y la libertad general. Hoy es un día para reivindicar el sentido de unidad.