Archivo de la etiqueta: Motivación

Vivir desde el Agradecimiento

Sirva para agradecer lo vivido.

A veces tengo la sensación de que no somos conscientes cuando decimos ‘Gracias’ a otra persona, por lo que nos dice, nos da, o nos aporta… No somos conscientes del bien que nos está regalando, del enorme regalo que nos esta aportando.

Es verdad que la palabra ‘Gracias’ se utiliza y se debe utilizar, por ejemplo, cuando alguien te deja pasar delante, cuando te recogen una cosa que ha caído de tus manos, cuando alguien te recuerda algo que olvidaste, cuando alguien te cede su posición de favor ….pero dar las ‘Gracias’, verbalizar simplemente la palabra ‘Gracias’ es diferente a vivir desde el Agradecimiento.

Sentirse afortunado. Esa es la clave para vivir desde el agradecimiento. Sentirse afortunado por caer en la cuenta de tanto bien recibido. Sentirse afortunado de que las cosas que voy viviendo, las personas que voy conociendo, las ocasiones que surgen en mi día a día no son fruto de mi decisión, de mi voluntad o de mi capacidad estratégica, sino que es un gracia que recibo, un regalo que acojo, un detalle que se me da.

Vivir agradecido significa que eres consciente de que tu sólo, por tus propios méritos, con tu esfuerzo personal, no habrías disfrutado, ni conocido, ni aprendido, ni vivido tantas cosas como lo has estado haciendo hasta ahora. Vivir agradecido es vivir dando gracias por el regalo que cada día nos ofrece de poder encontrarnos con una página en blanco para escribir aquello que queramos, desde lo que somos, desde donde estamos, sin juicios, sin culpas, sin reproches.

Por eso vivir desde el agradecimiento sólo puede ir acompañado de una sonrisa, de una sensación de felicidad constante, de una gran consolación.

Vivir agradecido es ponernos en el lugar del receptor y no del emisor para dar sentido a las cosas que nos pasan. Vivir agradecido es ponernos en el lugar del receptor y no del emisor para caer en la cuenta de que sin ese don nada de lo que ahora tenemos (incluso la vida) habría sido posible.

Vivir desde el agradecimiento es mirar las cosas con la perspectiva de la temporalidad. En nuestro camino vital, coincidimos con aquello que nos es regalado y luego se queda, se va, o desaparece….pero somos conscientes de que debemos dar gracias por ese regalo que nos fue dado.

Vivir desde el agradecimiento es vivir desde el recuerdo y no desde el olvido, es vivir desde el compromiso y no desde la indiferencia, es vivir desde el cuidado no desde la dejadez, es vivir desde la felicidad no desde la tristeza.

No sólo consiste en dar las gracias, se trata de vivir agradecido.

Anuncios

Bienvenida, Luna

Sirva para celebrar la vida.

Querida Luna, bienvenida a la vida.

Todavía no nos conocemos pero ya formas parte de mi vida de una manera muy particular. Tus papas son muy especiales para mi, los quiero mucho. Forman parte de mi vida desde hace mucho tiempo. La distancia que nos separa no aleja nuestro cariño sino que aumenta las vivencias y la emoción del reencuentro. No sabes la suerte que tienes de haber llegado a esa familia que va creciendo poco a poco.

Llegas a un mundo en el que vas a ver muchas cosas. Algunas de ellas no te gustarán nada y otras, harás todo lo posible por vivirlas, sentirlas, experimentarlas. Tan sólo te voy a pedir un favor. Me gustaría que, aunque luego tú siempre tendrás la última palabra para poder ir construyendo tu vida, al menos dejes la posibilidad de escuchar a tus padres, a tus tíos y a tus abuelos. Los conozco bien y, hazme caso, creo que son unas personas extraordinarias que harán lo posible para que consigas ser feliz. Te lo digo con el corazón en la mano.

Imagino, Luna, que cuando vayas armando tu carácter, conociendo y admirando las cosas del mundo, descubriendo rincones de la casa o teniendo que perfilar los márgenes de tu personalidad, tendrás alguna pelea con tus hermanos. No te preocupes, son cosas normales. No seréis los únicos que viviréis esos episodios de amor/odio que hacen que el roce alimente un cariño especial. Vuestra suerte es que váis a ver cuales son las reglas de la casa y las normas de la vida con el ejemplo de papá y mamá; Cuando haya diferencia de opinión: escuchar primero y dialogar después. Cuando las circunstancias no sean buenas: animar el uno al otro y apoyar en lo que se pueda. Cuando alguien llore: abrazar y cuando alguien ria: disfrutar con él. Cuando tenga dudas: esperar sin agobiar. Cuando quiera hablar: dispuesto a escuchar. Cuando quiera silencio:dejar su espacio, pero sin alejarse mucho, porque luego necesitará un abrazo como muestra de la presencia activa.

Al final, como puedes ver, lo único que triunfa en esta vida es amar. Amar sin limites.

Es muy importante que sepas, desde las poquitas horas que llevas en este mundo que nunca estarás sola. Que siempre habrá Alguien contigo, aunque a veces cueste verlo y escucharlo, pero esta ahí, a nuestro lado, dándonos esperanza y regalándonos cariño.

No todo lo que vivas en esta vida será de tu gusto. Por desgracia el ritmo del mundo es mucho más grande y fuerte que nuestra voluntad, pero de ti dependerá aprender de los acontecimientos. Me gusta repetir una frase que me sirve como patrón de vida ‘No hay camino fácil que lleve a ningún sitio que merezca la pena’. Luna, en esta vida, todo lo que merece la pena exige sacrificio, esfuerzo y constancia. Tan sólo hay que asumirlo y seguir caminando.

Estoy muy feliz de que ya estés aquí. Estaré contigo siempre, igual que con tus hermanos, a pesar de la distancia o el tiempo.

Bienvenida a nuestra vida, Luna. Ahora sólo tienes que disfrutar.

 

Aunque estés lejos…

Sirva para recordar a la gente querida que nos está con nosotros.

(Aunque esta carta está escrita en singular, sois muchos los que tuvisteis que marchar de vuestra casa, de vuestra ciudad. Los que habéis viajado a sitios lejanos abriendo nuevos frentes, conquistando nuevos retos y esta carta va dirigida a vosotros, a todos vosotros, porque os recordamos con cariño, con frecuencia y con nostalgia. Somos conscientes que pronto estaréis de vuelta y podremos celebrarlo juntos de nuevo, pero sirvan estas palabras como abrazos literarios que nos acercan en la distancia.)

‘Te echo de menos. Imagino que te lo habré dicho muchas veces pero nunca está de más volverlo a repetir. Te echo de menos. Todos entendimos que las circunstancias no son nada fáciles ahora y hay que buscar nuevas fuentes de empleo, nuevos caminos que recorrer, nuevos sueños que conquistar, pero aún así, eres especial y a la gente especial se le echa en falta.

Dicen que la distancia genera olvido pero nada más lejos de la realidad. Ahora, en la distancia, estás más presente que nunca. Cuando nos juntamos, eres el principal protagonista de las conversaciones, el rey de las anécdotas, el actor principal de la conversación. No estás lejos, al menos para nosotros. Imagino que en los momentos difíciles pensarás que nos hemos olvidado de ti, que tu vida ya no está tan presente en nosotros como cuando estabas aquí. Pues no, no es cierto. Aunque no podamos vernos de manera asidua, aunque no nos llamemos con frecuencia, sigues estando entre nosotros. Ayer, sin ir más lejos, cuando nos volvimos a juntar como cada fin de semana, las primeras palabras fueron sobre ti. Siempre acaba la conversación igual ‘Ojalá le vaya bien, se lo merece’. Dentro de nosotros sigue vivo el deseo que nos contaste antes de marchar. ‘Necesito irme, seguir creciendo, llenarme de experiencias, ver si soy capaz de conquistar ese sueño. Luego volveré pero mientras tanto, entendedme, necesito marchar’. Queremos que sigas creciendo, que te llenes de esas aventuras que la vida nos tiene preparadas, que nos envíes fotos por el Whatsupp para que podamos percibir, al menos un poquito, aquello que estás viendo. Queremos que luches incansablemente para conseguir tus proyectos y que cuando vuelvas  vayamos juntos a la playa de la Malvarrosa a pasear y podamos estar horas y horas vibrando escuchando tus historias, tus anécdotas, tus experiencias.

Nosotros seguimos aquí, tratando de dominar el tiempo que nos toca vivir. Felices con el curso de la vida con una sonrisa en la cara y con el feliz recuerdo de que tu también nos tienes presentes. No te preocupes por nosotros. Sabes que entre unos y otros nos apañamos bien y que en esta vida los ingredientes que necesita cualquier iniciativa son un 80% de disciplina y un 20% de talento y en esos porcentajes nos manejamos bien.

Tú disfruta mucho, llénate de experiencias. No tengas miedo a la soledad. Imagino que a veces te visitará e incluso te tentará con la idea de volver sin conseguir tus metas, pero no cedas. Todo amor requiere sacrificio, también este, así que lucha, no desfallezcas y sigue hacia delante. Eres valiente y por eso eres siempre serás un referente para nosotros.

Te queremos. Te queremos mucho. Recuerda que la distancia no será ni el rechazo ni el olvido. Siempre estaremos juntos.

Recibe, allá donde estés, un fuerte y cariñoso abrazo.

‘You only live once but if you do it right once is enough’

Coaching

Sirva para discernir lo que queremos ser y lo que podremos ser.

En la actualidad está muy de moda el ‘coaching’, pero, ¿Toda psicología positiva es ‘coaching’?, ¿Cuál es la verdadera motivación?, ¿La necesitamos?, ¿Por dónde puede aparecer el intrusismo?. ¿Todo el mundo puede llegar a hacer cualquier cosa?, ¿Dónde está el límite?.

La postmodernidad ha traído hábitos sospechosos que han generado actitudes relativistas. El engaño de pensar que ‘todo vale’ hace creer que siempre existe una posible solución, una mano salvadora o un mundo ideal donde acudir en caso de necesidad. Esa degeneración de la realidad reduce el ámbito de implicación y compromiso. La falta de vínculo en el proyecto abre un espacio entre la persona y su vinculación por sacarlo adelante, de tal manera que se enfrían las ilusiones, se silencian los sueños y desaparecen las motivaciones. El relativismo trae un mundo des-vinculado, des-motivado y des-ilusionado.

La gente necesita esa motivación. Necesita sentirse partícipe del mundo que vive. Saber que las cosas que hacen generan un camino personal que dota de sentido la realidad que se vive. La psicología humana depende de una balanza que determina el modo de proceder en las dinámicas activas en las que se ve implicado. Necesitamos saber nuestro ‘para’ y con ello descubrir nuestro ‘cómo’.

El problema viene cuando, ante esa falta de motivación fruto de las circunstancias históricas, surge gente que trata de vender humo, generar castillos en el aire o proporcionar sueños que pueden convertirse en tormentos. Por la grieta viene la trampa. Para poder hablar del desarrollo de capacidades es necesario hablar del esfuerzo que conlleva adquirirlas. Mostrar la grandeza de un sueño exige mostrar, también, la dificultad de alcanzarlo. Revisar nuestras virtudes obliga a re-encontrarnos con nuestras limitaciones. Ni todos tienen todo, ni todo pueden alcanzarlo todos.

Las palabras decoran la realidad, la señalan y a veces la describen. Pero hay gente que se empeña en generar bulos y fantasías. No es fácil decirle a alguien que no lo va a poder hacer o que ese sueño no se va a cumplir. Probablemente lo más educativo sea que tropiece para darse cuenta de sus limitaciones. En cualquier caso, no hagamos más grande un Goliat que algún día, sin previo aviso, puede conducirnos a la desesperación.

Discernir, eso es lo que necesitamos. Ponernos frente a nuestra realidad, frente a nuestra creación y tratar de seleccionar aquello que nos hace felices y descartar aquello que, aún con apariencia de bien, sólo nos pondrá contentos por un momento determinado. Necesitamos mirar más allá de los árboles para poder contemplar el bosque.

Dicen que ser maduro es aprender a decir ‘adios’. La posibilidad de cerrar un proyecto personal (generado desde la entelequia y no desde la objetividad) que hemos cultivado durante años supone un dolor grande que nos cuesta afrontar, pero es ahí donde hay crecimiento, construcción, camino.

No todo vale. No todo sirve por igual. No todos podemos todo. No da igual una cosa que otra. Cada uno tiene su camino, construido a cada paso, pero contando con las herramientas vitales que Dios le ha dado y con la capacidad de elección que el discernimiento le proporciona. Conocer nuestra realidad es un gran regalo.

No te dejes engañar pero no dejes de luchar.

Carpe Diem

Sirva para remover la conciencia de aquellos que no quieren vivir el momento. Aparece en la película Troya, una conversación en la que Aquiles dice “Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último, todo es más hermoso porque hay un final. Nunca serás mas hermosa de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí…”.
El tiempo que vemos pasar en nuestras manos ya no volverá, cada segundo que vivimos es único, irrepetible.Tenemos que saber disfrutar, saborear el regalo que supone la vida. Sabemos que las dificultades están ahí, que alguna vez nos enfrentaremos a ellas, pero eso no quita para que este segundo que me concede la vida quiera dedicarlo para alentaros a disfrutar y saborear de un tiempo precioso que esta aqui, ahora, con nosotros. Que no se os escape el tiempo!