Archivo de la etiqueta: libertad

Entregarse

Sirva para confiar, andar y crecer.

Hay ocasiones en las que tienes que entregarte. Probablemente más de las que nosotros pensamos. Ocasiones en las que caes en la cuenta de que hay algo más grande que tu voluntad, algo que te ha seducido, te ha cautivado, te ha conquistado. Es en ese momento cuando, felizmente, te entregas.

Si tienen ocasión, observen a las madres cuando miran a sus hijos. Son capaces de posicionarse con poder y autoridad y decir lo que se debe hacer para ser buena persona, para portarse de acuerdo con las reglas establecidas, para ser correspondido con el favor social,.. y también para sancionar aquello que no está bien hecho, bien dicho o bien planteado. Pero basta una mirada, una pequeña sonrisa o un gesto sincero del hijo, para que las armas literarias desaparezcan, las normas sociales se oculten y el poder cambie de dueño. En ese momento, se produce una entrega gratuita, en libertad y llena de felicidad.

Cuando estás completamente enamorado te entregas. No discutes el por qué, ni el cuándo, ni el cómo, tan sólo te dejas llevar, te dejas conducir. La entrega por aquello que ha atrapado lo más profundo de tu corazón es tan grande que ya no eres dueño de tu vida y eres capaz de hacer cosas que, a los ojos ajenos, puede parecer una locura. Pero no hay locura más grande que estar enamorado.

En el mundo de hoy en el que la búsqueda de la ‘completa autonomía’ parece dirigir nuestras vidas, apostar por la opción contraria descoloca el orden establecido. ‘Dejarse hacer’ es una opción que parece obsoleta, descartada e incluso despreciable. Todos tenemos que decidir sobre lo que hacemos, lo que pensamos y  lo que queremos. Todos necesitamos regular nuestras vidas hasta el último minuto y si alguien se entromete en ella puede ser acusado de vulneración de la intimidad e incluso de atentar contra el honor propio. Pero olvidamos que nosotros no somos máquinas regidas por leyes férreas que nos encorsetan, que nos limitan, que nos oprimen. Nosotros no somos códigos andantes que nos podamos someter a las frías decisiones conductuales. Somos un puñadito de afectos y ello tiene difícil regulación. Cuando el amor aparece la razón se arrodilla.

Entregarse para confiar, para crecer, para ‘dejase hacer’ no es fácil, incluso a veces duele, pero es la mayor sensación de libertad que uno puede tener cuando esta presentado desde el amor.

Entregarse es iniciar un trayecto para encontrar plenitud con el riesgo de caer en la cuenta de que esta vida es muy difícil de atar. Al final percibes que no somos dueños (y cuantas pruebas tenemos de ello….) de nuestra vida.

Al final, te acabas dando cuenta que merece la pena entregarse porque sólo el amor y la gracia nos basta.