Archivo de la etiqueta: jesuitas

Me entrego por amor

Sirva para tratar de poner palabras a una opción vital que desborda cualquier mediación lingüística.

A partir del 3 de Septiembre cambia el rumbo de mi vida y hoy, aquí, me gustaría expresar qué es lo que vivo y qué es lo que voy a hacer,al menos los primeros pasos de una vida que será entregada para el mayor servicio de Dios Nuestro Señor.

No me resulta muy fácil encerrar en palabras la profunda experiencia espiritual, pero hace unos días me pidieron que le explicara mi vocación a mis sobrinos de 6 años, y esto fue lo que les dije. Quizá ayude a poder transmitir lo que pasa por mi corazón:

Mirad, decidme algún nombre de personas que más queréis. ¿Los papás? y ¿Hasta dónde los queréis?, ¿Hasta el cielo?, ¿Hasta el infinito?, ¿Tanto?,¿Y qué estaríais dispuestos a hacer por ellos?, ¿Todo?, ¿Tanto los queréis?…..Me hace muy feliz!!! Ese es un amor que debe durar para toda la vida, ¿Vale?, ¿Cuidareis de papa y mama incluso cuando las cosas que os digan no os gusten mucho?, ¿Cuidareis de papa y mama incluso cuando os manden hacer cosas que no os apetezcan?, ¿Si?, Bueno, pues eso seguro que os dará mucha felicidad.

Vosotros sabéis, que Dios es el que hizo el mundo, el que hizo las montañas, el mar, las personas, el que ayuda a los abuelos y a los papás a que sean felices y el que nos acompaña a nosotros en todo lo que hacemos, por eso le damos gracias y le rezamos para pedirle que siga acordándose de nosotros como nosotros lo hacemos de Él. Sabéis también, que tuvo un hijo que se llama Jesús y que fue una persona que nació hace mucho tiempo en Belén y estuvo por Galilea ayudando a todas las personas con las que se encontraba. Se juntó con otras personas que creían en lo que Él decía y además decidieron dejar todo (sus trabajos, sus familias, etc…) para seguirle, para ir con Él a todos los sitios, porque así eran muy felices y hacían muy felices a los demás.

Jesús quería proteger a las personas más indefensas, a los más pobres y a los más débiles y, a veces, a los poderosos, los ricos, no les gustaba lo que hacía Jesús, pero Él no tenía miedo porque se sentía protegido y acompañado por su papa Dios. Una vez, se enfadaron mucho los poderosos y decidieron acabar con Jesús y lo mataron de la peor forma que podían. Pero su papa Dios, que todo lo puede, no quiso que los poderosos ganaran esa pelea, y resucitó a Jesús otra vez, le dio vida, pero en vez de en Galilea donde había vivido,  decidió darle vida en todos nuestros corazones para que nosotros, nunca, nunca nos sintamos solos, ni tengamos miedo de nada, y tengamos mucha confianza en el futuro porque Él nos cuida y nos protege, Él nos da fuerza y nos anima a seguir, pero para eso tenemos que creer muy muy fuerte en Él, sino no funciona. Si nos olvidamos de Él y no le escuchamos desde el corazón, no seremos tan valientes, ni tendremos tanta felicidad, ni estaremos tan protegido, ni nos sentiremos acompañados.

Entonces, hace un tiempo, escuchando mi corazón, sentí que Jesús me llamaba, y me animaba a hacer lo que Él hacía, aunque fuera  ir por el mundo ayudando a todos los que me necesitaran.  Al principio me quedé un poco sorprendido porque yo no soy ningún superhombre, y tengo trabajo de profesor, y tengo un casa donde vivo, incluso había una chica que me gustaba, pero Jesús, día tras día me decía que le siguiera en su trayecto,en su camino, y que Él me ayudaría, que no estaría solo, que no lo iba a hacer a lo loco, yo sólo por mi cuenta, sino que había un sitio donde más gente también hace eso, donde hay más chicos que viven lo mismo que yo, que ese sitio era perfecto para mi. Se llama la Compañía de Jesús y es una orden religiosa.

Como os decía, al principio me dio mucho susto, pero fui conociendo poco a poco lo que hacían esas personas y me daba tanta felicidad que empecé a pensar en serio que ese podía ser mi camino.

Yo quiero mucho a Jesús, igual que mucha gente, y estoy convencido que nunca nunca me va a decir nada que no sea bueno para mi. Puede ser que me pasen cosas malas en la vida y que haga cosas que no están bien pero será porque lo he decidido yo, porque me he equivocado yo,  no porque me lo haya propuesto Jesús. Dios nos quiere con locura y Jesús también y nunca nos van a proponer cosas que sean malas, como los papas nunca dan cosas malas a sus hijos.

Así que ahora, después de estar un tiempo pensando y escuchando en silencio y con los ojos cerrados en mi corazón a Jesús para saber si es verdad aquello que me decía, he visto que sí, que soy muy feliz haciendo lo que Jesús hacía y he decidido entregarme a su misión por amor. Lo haré al lado de esos chicos que también imitan a Jesús que se llaman los jesuitas.

El primer sitio donde me voy es a San Sebastián, en el norte de España, y luego estudiaré mucho para que me envíen donde más me necesiten  y así poder ayudar a los demás.

Yo nunca me olvidaré de vosotros. Y seguiremos viéndonos de vez en cuando, pero, si algún día os acordáis de mi, podéis cerrar lo ojos y decir : ‘papa Dios,te queremos pedir  que cuides al tío Javi en su misión para que sea  capaz de ayudar a mucha gente allí donde esté y sea muy feliz. También te queremos dar gracias  por todo lo que nos das: una casa, una familia que nos quieren mucho, un cole donde estudiar, amigos para jugar y ser feliz.  Y ayúdanos a portarnos bien, hacer caso a lo que nos dicen y a ayudar a todos los que lo necesiten. Amén.’

Yo también haré lo mismo allí donde esté y de esa forma nos sentimos cerca vosotros y yo.’

Sus caras eran de sorpresa, alegría, desconcierto, pero creo que en el fondo, en sus corazones, entendían lo que les decía. Ayudar, ser feliz, ver felices a los demás, hacer las cosas con alegría, …son cosas que no les resultan extrañas. Luego la vida jugará sus cartas, vendrán los momentos de dudas y las batallas contra la desolación, pero ese es el modo de proceder de esta vida que nos pide ‘darlo todo’ sin condiciones, sin intermediarios. Y ahí estaremos, juntos en el camino, recordando que nuestra entrega sólo se hace por amor, y que la distancia no es un muro, sino un puente de esperanza y de felicidad.

Ahora, con mucha alegría y consolación puedo decir que tengo vocación de jesuita y D.M entraré en el Noviciado de la Compañía de Jesús el próximo mes. Este será, por lo tanto, el último post para el blog hasta dentro de un tiempo.

Muchas gracias por estar a mi lado.

 

 

Anuncios