Archivo de la etiqueta: felicidad

Entregarse

Sirva para confiar, andar y crecer.

Hay ocasiones en las que tienes que entregarte. Probablemente más de las que nosotros pensamos. Ocasiones en las que caes en la cuenta de que hay algo más grande que tu voluntad, algo que te ha seducido, te ha cautivado, te ha conquistado. Es en ese momento cuando, felizmente, te entregas.

Si tienen ocasión, observen a las madres cuando miran a sus hijos. Son capaces de posicionarse con poder y autoridad y decir lo que se debe hacer para ser buena persona, para portarse de acuerdo con las reglas establecidas, para ser correspondido con el favor social,.. y también para sancionar aquello que no está bien hecho, bien dicho o bien planteado. Pero basta una mirada, una pequeña sonrisa o un gesto sincero del hijo, para que las armas literarias desaparezcan, las normas sociales se oculten y el poder cambie de dueño. En ese momento, se produce una entrega gratuita, en libertad y llena de felicidad.

Cuando estás completamente enamorado te entregas. No discutes el por qué, ni el cuándo, ni el cómo, tan sólo te dejas llevar, te dejas conducir. La entrega por aquello que ha atrapado lo más profundo de tu corazón es tan grande que ya no eres dueño de tu vida y eres capaz de hacer cosas que, a los ojos ajenos, puede parecer una locura. Pero no hay locura más grande que estar enamorado.

En el mundo de hoy en el que la búsqueda de la ‘completa autonomía’ parece dirigir nuestras vidas, apostar por la opción contraria descoloca el orden establecido. ‘Dejarse hacer’ es una opción que parece obsoleta, descartada e incluso despreciable. Todos tenemos que decidir sobre lo que hacemos, lo que pensamos y  lo que queremos. Todos necesitamos regular nuestras vidas hasta el último minuto y si alguien se entromete en ella puede ser acusado de vulneración de la intimidad e incluso de atentar contra el honor propio. Pero olvidamos que nosotros no somos máquinas regidas por leyes férreas que nos encorsetan, que nos limitan, que nos oprimen. Nosotros no somos códigos andantes que nos podamos someter a las frías decisiones conductuales. Somos un puñadito de afectos y ello tiene difícil regulación. Cuando el amor aparece la razón se arrodilla.

Entregarse para confiar, para crecer, para ‘dejase hacer’ no es fácil, incluso a veces duele, pero es la mayor sensación de libertad que uno puede tener cuando esta presentado desde el amor.

Entregarse es iniciar un trayecto para encontrar plenitud con el riesgo de caer en la cuenta de que esta vida es muy difícil de atar. Al final percibes que no somos dueños (y cuantas pruebas tenemos de ello….) de nuestra vida.

Al final, te acabas dando cuenta que merece la pena entregarse porque sólo el amor y la gracia nos basta.

Vivir desde el Agradecimiento

Sirva para agradecer lo vivido.

A veces tengo la sensación de que no somos conscientes cuando decimos ‘Gracias’ a otra persona, por lo que nos dice, nos da, o nos aporta… No somos conscientes del bien que nos está regalando, del enorme regalo que nos esta aportando.

Es verdad que la palabra ‘Gracias’ se utiliza y se debe utilizar, por ejemplo, cuando alguien te deja pasar delante, cuando te recogen una cosa que ha caído de tus manos, cuando alguien te recuerda algo que olvidaste, cuando alguien te cede su posición de favor ….pero dar las ‘Gracias’, verbalizar simplemente la palabra ‘Gracias’ es diferente a vivir desde el Agradecimiento.

Sentirse afortunado. Esa es la clave para vivir desde el agradecimiento. Sentirse afortunado por caer en la cuenta de tanto bien recibido. Sentirse afortunado de que las cosas que voy viviendo, las personas que voy conociendo, las ocasiones que surgen en mi día a día no son fruto de mi decisión, de mi voluntad o de mi capacidad estratégica, sino que es un gracia que recibo, un regalo que acojo, un detalle que se me da.

Vivir agradecido significa que eres consciente de que tu sólo, por tus propios méritos, con tu esfuerzo personal, no habrías disfrutado, ni conocido, ni aprendido, ni vivido tantas cosas como lo has estado haciendo hasta ahora. Vivir agradecido es vivir dando gracias por el regalo que cada día nos ofrece de poder encontrarnos con una página en blanco para escribir aquello que queramos, desde lo que somos, desde donde estamos, sin juicios, sin culpas, sin reproches.

Por eso vivir desde el agradecimiento sólo puede ir acompañado de una sonrisa, de una sensación de felicidad constante, de una gran consolación.

Vivir agradecido es ponernos en el lugar del receptor y no del emisor para dar sentido a las cosas que nos pasan. Vivir agradecido es ponernos en el lugar del receptor y no del emisor para caer en la cuenta de que sin ese don nada de lo que ahora tenemos (incluso la vida) habría sido posible.

Vivir desde el agradecimiento es mirar las cosas con la perspectiva de la temporalidad. En nuestro camino vital, coincidimos con aquello que nos es regalado y luego se queda, se va, o desaparece….pero somos conscientes de que debemos dar gracias por ese regalo que nos fue dado.

Vivir desde el agradecimiento es vivir desde el recuerdo y no desde el olvido, es vivir desde el compromiso y no desde la indiferencia, es vivir desde el cuidado no desde la dejadez, es vivir desde la felicidad no desde la tristeza.

No sólo consiste en dar las gracias, se trata de vivir agradecido.

Equivocarse

Sirva para reconciliar historias y silenciar miedos.

Todo el mundo tiene derecho a ser feliz, eso es indiscutible y considero que deberíamos de tenerlo en cuenta a la hora de programar nuestras vidas. Todo el mundo tiene derecho a ser feliz o como mínimo a buscar la felicidad (como cita la Declaración de Independencia de los EEUU del 4 de Julio de 1776). Pero no hay que olvidar algo que también es muy importante, a saber, todo el mundo tiene derecho a equivocarse. Todo el mundo tiene derecho a cometer un error, analizarlo, aprender de él y volver a intentarlo.

Equivocarse forma parte de la vida. Todas las acciones que empezamos tienen, un porcentaje de error. Existe la posibilidad de que cuando se realice esa acción, no se desempeñe bien y, aunque la opción es buena y la intención también, la ejecución no sea como se esperaba y hay que volver a empezar. ¿Dónde está el problema?. Sucede que a menudo no empezamos una acción, no elegimos una opción o no damos el primer paso porque focalizamos en ese porcentaje. El error eclipsa el acierto y nos impide avanzar y en consecuencia, también nos impide ese derecho primero que es ‘buscar la felicidad’.

Ciertamente cuando alguien dice: ‘No te preocupes, equivocarse es de humanos’ o ‘No le des más vueltas, haz lo que consideres y si te equivocas vuelves a empezar’, detectamos inmediatamente que esas personas no se están jugando nada, no están eligiendo, no están dentro del proceso de discernimiento, son simplemente espectadores de uno de los momentos más difíciles de nuestras vidas. Pero dar consejos es gratis.

Elegir no es fácil porque equivocarse no es agradable. Cuando nos toca elegir, en el fondo, buscamos alegría, placer, ilusión, proyecto, estabilidad, felicidad. Elegir no quiere encontrarse con un camino incierto, un periodo desagradable, unas consecuencias desastrosas o una tristeza desoladora. Pero para poder elegir en libertad debemos aceptar la posibilidad de equivocarnos.

La tentación nos llevará siempre a caer en la trampa y dejarnos paralizados, no dar el paso, no decir esas palabras, no optar por la alegría, no buscar la felicidad, no dar el beso deseado, no reconciliarte con tu mejor amigo, no comprar el billete para visitar a quien tanto deseas, no emprender esos estudios que tanto te emocionan,….todo aquello que impida nuestra felicidad. Equivocarse es una opción, pero sólo eso, una opción.

La máxima consolación en nuestra vida la encontraremos cuando perdamos el miedo a equivocarnos. Cuando aprendamos que en el error también está el acierto.