Segunda oportunidad

Sirva para escuchar el interior, cerrar los ojos al pasado y respirar el aire nuevo de un futuro esperanzado.

Si, existe la segunda oportunidad. Existe la ocasión para volver a sonreir, para sentir que la vida esta de tu lado, que los latidos del corazón que escuchas no son martillazos que te castigan por las dudas del pasado, los errores de la ocasión fallida o la dejadez que lideró la maldita pereza. No, no te culpes por aquello. Escucha la música, respira hondo y date tiempo. La segunda oportunidad está ahí, a tu mano, sólo depende de que tu corazón lo crea y tu cabeza lo entienda.

Mucha gente echa la culpa a las circunstancias pero no entres en ese juego. El mundo tiene su ritmo, a veces  pesado, duro y difícil de comprender, pero no uses como excusa lo que puedes convertir en argumento para generar una segunda oportunidad. Supongo que me dirás que es fácil decirlo y que las palabras decoran lo que la realidad oculta y no te voy a quitar razón, pero también te diré que las palabras son la chispa de arranque de una motivación que puede hacer que tu vida sea de otro color, que los días tengan otra  inspiración, que el futuro no sea una condena sino una segunda oportunidad.

Los tiempos difíciles duelen, es cierto, pero siente la mirada de aquel que te comprende, que te quiere, que te escucha. Una segunda oportunidad no tiene que tener los mismos instrumentos y generar la misma melodía. La realidad es poliédrica y nuestro campo de visión, audición y olfato no debe limitarse a la experiencia pasada. Las lágrimas que despiden lo vivido limpian el camino para la nueva experiencia. No tengas miedo a empezar de nuevo. Puedes resucitar saliendo del oscuro camino que quizá haya terminado o hayas querido que termine, pero insisto, no tengas miedo a empezar de nuevo una o cuantas veces consideres. La vida sólo termina cuando tu corazón deja de emitir la sonrisa por percibir el sol cada mañana, hasta entonces, siempre existe la posibilidad.

‘Conócete a ti mismo’ era el lema griego que lideraba el Templo de Apolo en Delfos, cuna de sabiduría, predicción y creencia. Pues bien, ese conocimiento ayuda a saber cuáles son tus talentos, tus límites, tus miedos. La segunda oportunidad vendrá diseñada por esas coordenadas. Mira el cielo, escucha tu interior y da el primer paso. Sólo te pido eso, un paso. La confianza no viene en paquetes low cost, sino desde el conocimiento de quién eres, cómo eres y lo que puedes.

La segunda oportunidad existe, créeme. No mires al suelo ni alimentes la desazón. No esperes que ocurra lo mismo que ha ocurrido. La segunda oportunidad suena diferente pero está, existe y te espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s