Momentos difíciles

Sirva para recuperar la sonrisa. Esta música te hará ‘Intocable’.

Quiero que sepas que este post te lo escribo a ti, si, a ti. Te lo prometí y aquí está.

Imagino que por la cabeza te pasan preguntas como estas: ‘’¿Por qué todos se han puesto en mi contra?, ¿Por qué el tiempo libre ha decidido marcharse y dejarme con todos los problemas?, ¿Por qué nadie me ayuda?….todo el mundo me dice que me anime que todo saldrá bien, pero ¿Qué saben ellos lo que siento?, ¿Qué saben ellos lo que va a ocurrir?…Me hace gracia cuando alguien me coge del brazo y, en voz baja, me comenta ‘No te preocupes, estoy contigo’, ¿Qué significa ‘estoy contigo’?, ¿Están conmigo cuando estoy muy cansada y no puedo dormir porque alguien me necesita urgente?, ¿Están conmigo cuando acabo de resolver un problema y me surgen tres más?, ¿Están conmigo cuando entro a una reunión y nadie es capaz de ponerse en mi lugar?. Agradezco todas las muestras de cariño, pero no, no necesito el consuelo tonto de todo el mundo que sólo sabe decir las cosas más políticamente absurdas que se han convertido en versitos coloquiales.’’

Tienes toda la razón. Te diría que todo pasa, que los momentos son efímeros (tanto buenos como malos), que las manecillas del reloj no se detienen por nada ni por nadie, que la comprensión es más un deseo que una orden o que de las adversidades se aprende, pero todo esto ya lo sabes, no te lo volveré a decir. El consuelo no vendrá de fuera, sino de dentro. La sonrisa no entrará por la vista, sino por el corazón. Tienes la fortuna de respirar la cercanía de esas dos ‘joyas’ que no entienden de rencores, ni de intereses ni de ‘momentos metafísicamente dificiles’. Lo único que quieren es ver a su madre, estar con ella, escuchar su voz y sentir sus abrazos. Pero ese consuelo que se ofrecerá desde fuera, nacerá desde dentro, en tu corazón. Y la mirada a ese mundo que se ha vuelto en tu contra, será diferente, será cercana, acogedora y positiva.

Los momentos no los pintamos nosotros, nos vienen dados y la magia de la vida no sólo está en descubrir cómo ha salido una paloma de una chistera, sino también en saber con qué colores pintar los momentos adecuados o las situaciones imprevistas. Cuando la dificultad de un momento la mide tu cabeza poco tiene que ver con la medida de tu corazón. Los sentimientos son ondas expansivas que tratan de acoplarse a las piezas que deja el puzle de la vida. Algunas veces buscamos el hueco perfecto para nuestra pieza de ese puzzle, pero no siempre cuadra y vamos aprendiendo que la intención del destino prima sobre nuestra obcecada voluntad.

Ahora cierra los ojos, mira hacia atrás. Escoge un momento, sólo un momento en el que crees que fuiste feliz. Piensa en él y trata de revivirlo. Recuerda las carcajadas que salieron, las sonrisas en los rostros de los demás y la sensación de plenitud que sentías ahí. Bien, pues eso también es la vida. Y volverá, de verdad, créeme.

Ahora, la prueba vital está en bailar este ritmo feo y estridente que escuchas en tu quehacer diario. Pero el concierto no ha terminado y la melodía tiene sorpresas para ti. Mucho mejores, más bonitas y que seguro que te llenarán profundamente. Recuerda que la mejor melodía necesita dos tonos para ser armónica y que no estás sola. Esta música que estas escuchando sólo pasa ahora y este momento único es un regalo que jamás nadie te podrá quitar….y somos muchos los que estamos a tu lado, apoyándote, acompañándote, sonriéndote.

‘Después del momento más oscuro de la noche, llega el comienzo del amanecer’.

Se fuerte, tú puedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s